Identifica la forma de tus ojos, así te queda más fácil aprovecharlos al máximo:

Ojos almendrados:

Esta forma de ojos es la más común, una de sus características es que los bordes externos se inclinan hacia arriba.

 

 

Ojos juntos o estrechos:

Tienen una distancia estrecha entre sí.

 

 

Ojos hundidos:

Por lo general este tipo de ojos, el párpado tiene la tendencia de ser más pronunciado el borde externo que el interno.

 

 

Ojos saltones o prominentes:

Se conocen fácilmente, pues su globo ocular es más grande y con un acabado redondeado.

 

 

Ojos asiáticos:

Los pliegues de los párpados no son visibles, por lo que se ve mayor espacio entre las cejas y los ojos.

 

 

Ojos caídos:

Tienen apariencia de ojos cansados, ya que el parpado móvil pareciera ejercer peso sobre el ojo, estando abierto. Se debe tener en cuenta que algunos rostros asiáticos también pueden tener este tipo de ojos.

 Ojos apartados o separados:

Son todo lo contrario que los ojos estrechos o juntos; son ojos que se ven pequeños con respecto al resto de los rasgos faciales, ya que la distancia que los separa es mayor que la extensión de un ojo.

 

Ojos pequeños:

Son ojos  que tienen el tamaño más reducido con el resto de los rasgos faciales.

 

También te puede interesar:

Zonas del ojo para maquillar